SONIDOS EXTERIORES

Presenta cierto numero de dificultades, debidas al simple hecho de encontrarse al aire libre.
· El viento es el enemigo numero uno del grabador de sonido: produce un ruido de fondo parásito a menudo muy molesto. Par evitarlo, puede cubrirse el micrófono con un paraviento de espuma, o colocarlo en una caja especial.
· La lluvia, aumenta la reverberación sonora.
· La niebla ejerce una discriminación sobre las frecuencias de los sonidos; atenúan, suavizan los agudos, y el sonido se hace irreal.
· Los ruidos parásitos, son molestos e imprevisibles como el ruido de un avión, o el pito de un automóvil, la sirena de una fabrica etc.